llámanos al 935 652 500

La recepción es el primer paso del Marketing

“No hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión” Es un afirmación de la diseñadora Coco Chanel, tan dura como cierta y un principio que no todos los despachos legales parecen querer cumplir.

Dejando de lado los grandes bufetes, el puesto de recepción en pequeños y medianos despachos parece estar destinado al personal con menor cualificación de la empresa y, sobretodo, el más bajo salarialmente hablando. A menudo, demasiado frecuentemente, encontramos a personas con una preparación escasa y/o una actitud que no es la más adecuada para llevar a cabo una tarea tan importante como es la de la comunicación entre el cliente y el resto del personal del despacho.

Así pues, nos encontramos que la recepción, aún siendo el vértice por donde circula el tránsito de la comunicación del despacho, es frecuentemente desterrada a un nivel inferior, algo que debería ser al contrario, ya que dicha posición se encuentra al frente de “todas las batallas”.

Si bien es cierto que la crisis ha provocado que las recepciones de las compañías se llenen de personal con una capacidad superior a épocas anteriores, el hecho de verse obligados por motivos laborales a renunciar tanto a sus pretensiones económicas como a las laborales hace que en ocasiones nos encontremos un personal bastante desmotivado, debido tanto a nivel económico como al poco reconocimiento que recibe su labor dentro de la organización.

La recepción es la primera impresión de un despacho, ya sea para un nuevo cliente, un posible cliente o un antiguo cliente, de su buen hacer depende la imagen del despacho, así que ya es hora que se le dediquen los recursos que tan vital puesto dentro de la organización necesita.

No sólo hablo de los modales, la correcta vestimenta o la empatía, cualquier detalle es importante y no se debe renunciar a ellos ni olvidarlos en ningún momento. La recepción de un despacho es algo más, es un miembro más del departamento de marketing y como tal debe velar por la buena imagen de la empresa, debe proporcionar información sobre la relación entre el despacho y sus clientes (quejas, dudas, …), ser capaz de captar una oportunidad y transmitirla a la persona y/o departamento designado para trabajarla y velar porque no se pierda ninguna comunicación entre cliente y abogado. Si en la recepción de tu despacho se siguen escuchando frases como “es la tercera vez que le llamo y no responde a mis llamadas”, es que tienes un serio problema y la responsabilidad del mismo se la reparten entre recepción, el abogado ausente y tú por no haber facilitado al recepcionista un canal a través del que comunicar esta falta de atención en tu despacho.

Cuando te hablo de diferenciarte de la competencia, de ser único, de ofrecer valores añadidos a tus clientes te estoy hablando TAMBIÉN, de la recepción.

Responder

Login

Dirección

c/París, 1 | Edificio París 08191 Rubí (Barcelona)
Tel: 935 652 500