llámanos al 935 652 500

El Impuesto de Sociedades. ¿Una reforma a reformar?

Con la nueva Reforma Fiscal el Impuesto sobre Sociedades ha variado. Y ya se oyen voces dudando de su Constitucionalidad. Está afirmación se basa en el supuesto abandono del principio del neto objetivo. Ello quiere decir que las sociedades deben tributar de acuerdo con su capacidad económica real expresada por la magnitud renta neta, que es la diferencia entre sus ingresos y gastos afectados a la actividad.

La actual reforma del IS deja atrás el principio en que se basó la gran reforma del IS establecida por la Ley 43/1995. El hecho de que la mejor medida de la capacidad económica de las sociedades era su resultado contable ha dado paso a una base imponible sintética, cada vez más alejada de la contable en la que los ingresos tributan todos  y de forma instantánea. Y los gastos deducibles se excluyen algunos o se bien se difiere su deducibilidad en el tiempo.

Todas las medidas marcadas en la nueva Ley del IS que entró en vigor a principios de año, responden a medidas combativas de fraude fiscal o planificaciones fiscales agresivas. Reducen, también, la litigiosidad ya que establecen reglas objetivas o safe harbours.

Ante esta nueva realidad, hay quien asegura que el fin no justifica los medios. Y creen más oportuno adoptar otras medidas, tales como acuerdos previos con la Administración para que se admita la deducibilidad de gastos financieros o de gastos con proveedores y clientes previa demostración de su realidad y necesidad.

Sea como fuese, sea o no sea la nueva reforma anticonstitucional y afecte o no afecte al principio de capacidad económica hemos de atenernos a ella. Por ello, ante cualquier duda mejor consultar a expertos en la materia para que nos asesoren correctamente.

Responder

Login

Dirección

c/París, 1 | Edificio París 08191 Rubí (Barcelona)
Tel: 935 652 500